lunes, 10 de junio de 2013


Sábado 8 de Junio de 2013
*Conversaciones con Isaac León Frías (crítico de Cine) y Augusto Tamayo (Director de cine).

Resumen de los consejos y sugerencias de ambos profesionales:
·      Son cientos y hasta miles las intenciones de los directores y los tipos de películas que existen hoy en el mercado. Hay películas de protesta, políticas, ideológicas, pedagógicas, históricas, de humor, trágicas, filosóficas, psicológicas, sociológicas, antropológicas, religiosa biográficas, patrióticas, terroríficas, humorísticas, románticas, de época, etc.
·      Existen muchos directores de cine que quieren hacer el proyecto de sus sueños, sin tener en cuenta el público que los va a ver. No les importa el mercado. Algunos lo hacen con su propio dinero, otros porque son apoyados por alguna entidad y otros porque tienen un mínimo de público cautivo.
·      Otros directores tienen en cuenta el público al que va dirigida  y tratan de darles lo que a ellos les gustaría. Hay películas dirigidas a las grandes masas. Películas comerciales (solo interesa el negocio)

Con la película de Santo Toribio nos sugieren tener en cuenta lo siguiente:
1.   Una película que se llame Santo Toribio sin más no tiene jale en el público masivo. No es motivadora.
2.    Las películas religiosas de la actualidad tienen un público muy reducido y casi no se conocen. No están en los grandes mercados. (Con alguna excepción como “La Pasión de Cristo)”.
3.   Hoy hay que tener cuidado en querer parametrar a la gente de acuerdo a unos esquemas fijos. Es necesario saber salirse de esquemas tradicionales y darle a la película enfoques de contraste. Las convicciones que uno puede tener de cómo deberían darse las cosas pueden ser contraproducentes a la hora de trasmitirlas a través del cine.
4.   Hay que saber bien qué es lo que se quiere decir y a quién está dirigida la película, cuál es su público (si está dirigida solo a los creyentes o se pretende que la vean otros).
5.   Ver cómo se puede enfocar para que sea vista por muchos más y no solo por un grupito de creyentes. (Ver si es solo para un público nacional o puede también ir al extranjero).
6.   Es muy difícil predecir cómo va a resultar una película, depende de cómo se haga y de cómo caiga a la gente.
7.   Tener un buen guión no garantiza tener una buena película. Hay guiones excelentes que no resultaron a la hora de la película. Es necesario estudiar todos los factores y saber que estos pueden variar.
8.   El personaje principal, en este caso Santo Toribio, debe estar muy bien escogido. No basta la historia, lo importante es cómo se actúa y cómo se cuentan los hechos.

De acuerdo a estas valiosas orientaciones y a las que he ido escuchando de otros profesionales, y de la información que he recibido sobre Santo Toribio, lo que me han contado y he leído, voy a poner algo de mi cosecha. Es una opinión que está sujeta a variación. Espero que me digan qué les parece:
1.   Santo Toribio es un personaje con una personalidad impresionante, un fuera de serie. Quien lo represente tendrá que esforzarse para llegar a su talla sin agregar absolutamente nada. Creo que en este punto ser realista es lo que va, o sea: representar a Santo Toribio tal como era de verdad. Esto es lo que le dará un jale tremendo a la película.
2.   Junto a Santo Toribio había otros personajes de mucha valía humana que también tendrían que ser representados por buenos artistas.
3.   Con la película pretendemos que se conozca la vida y la actividad de ese fuera de serie, porque su vida es necesaria para la época actual (es lo que me parece). Al de hoy le diremos: “mira como fue ese santo”, hombres así necesita nuestra sociedad hoy, y especialmente el Perú.  
4.   Sería necesario presentar las cosas en el guión de tal forma que toda la vida y la actividad de Santo Toribio tenga una aplicación a nuestro tiempo (diciendo al verdad tal como es se la actualiza). La película es también un espaldarazo a la historia: demostrar que la historia no son cosas viejas del pasado que se quedaron en la antigüedad, sino que posee elementos valiosos que se deben conocer, además es nuestra historia, nuestros orígenes.
5.   Creo que el personaje y su historia tienen una fuerza tremenda que trasciende a los tiempos, no obstante el guión de la película debe tener en cuenta las circunstancias actuales. La película no la llamaría Santo Toribio, sino algo como “El tigre de Los Andes” por ejemplo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada